El clima tiene mucho que ver con la condición de nuestra piel, incluyendo la de nuestros labios, es importante poner cuidado en esta parte tan delicada dependiendo de las condiciones a las que estemos expuestos. El frío, el polvo, el aire seco, el sol y la calefacción pueden resecar nuestros labios.

Si ya tienes los labios resecos es útil empezar el tratamiento con una exfoliación suave. Puedes mezclar media cucharadita de azúcar con media cucharadita de aceite de oliva o de aceite de coco, con esta mezcla frota suavemente tus labios, procurando no hacerlo de forma agresiva, enjuágate perfectamente después de masajear los labios durante un minuto. Procura no sustituir el exfoliante natural por alguno que no lo sea, porque podría contener sustancias jabonosas u otras que contribuyan a resecar más los labios. Exfolia tus labios máximo una vez a la semana.

Después de enjuagarlos, sécalos con toquecitos con una toalla limpia, sin restregar, luego aplica un bálsamo labial, si tienes uno que no sea natural procura que no tenga fragancia, ni color, porque esto le agrega sustancias que pueden ser tóxicas y con el uso constante agravar la condición de los labios, en vez de mejorarla. Elige un bálsamo con una fórmula sencilla, con pocos ingredientes, que de preferencia contenga mantecas o aceites vegetales con propiedades muy humectantes, por ejemplo manteca de cacao, manteca de karité, aceite de aguacate, aceite de almendras, etc. Aplícalo varias veces al día, cada que lo necesites hasta que mejore la condición de los labios. Si no puedes conseguir un buen bálsamo natural, puedes aplicarte un poco de aceite de oliva, de coco o de  almendras dulces, te ayudarán a mantenerlos humectados.

Adicional a lo anterior también puedes aplicar un tratamiento intensivo, dependiendo de la condición de los labios, si solo están un poco secos puedes frotarlos con una rebanada de pepino o dejarla sobre ellos diez minutos, el pepino tiene propiedades hidratantes, refrescantes, descongestivas y suavizantes, gracias a su contenido de vitamina C y E es antioxidante, así que te ayudará a mantener los labios suaves e hidratados.

Si tus labios están muy partidos con grietas que sangran, puedes aplicar con tu dedo una capa de miel y dejarla sobre ellos tanto como te sea posible, recuerda que la miel tiene propiedades cicatrizantes, antisépticas, antibióticas y emolientes, así que ayudará a que las heridas no se infecten y que vayan cicatrizando poco a poco.

Estos dos tratamientos puedes realizarlos por varios días seguidos, hasta que tus labios estén mejor.

Adicional a estas recomendaciones no olvides tomar suficiente agua para asegurarte que los labios resecos no sean un síntoma de deshidratación, evita en lo posible los alimentos muy salados porque podrían estar contribuyendo a resecarlos más. Otra razón podría ser el contenido de alcohol de tu enjuague bucal o el lauril sulfato de sodio de tu pasta dental, fumar o masticar goma de mascar, chécalo también, cualquier sustancia tóxica que entra en contacto con nuestros labios podría estarlos afectando.

Si finalmente después de revisar todo lo comentado tus labios siguen resecos, no descartes acudir a tu médico, pues los labios resecos que no son provocados por los factores ambientales o por sustancias en los productos de cuidado personal, podrían ser el síntoma de alguna condición de salud que debería ser revisada por un profesional.

*Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.

http://www.beekeeping.com/articulos/propiedades_curativas.htm

http://es.wikihow.com/curar-los-labios-agrietados

http://www.remediospopulares.com/artlabiosagrietados.html